PON A DIETA A TU MIEDO

Ya hemos hablado en otros post sobre el miedo escénico. ¿Se puede superar?

La mayoría de las personas que son preguntadas acerca de sus sensaciones al hablar en público, coinciden en describir síntomas desagradables: temblores, sequedad de boca, malestar estomacal, palpitaciones, rubor… Son los síntomas fisiológicos que se producen como consecuencia del miedo escénico. Hay personas que no llegan ni siquiera a sentirlos, porque se rinden antes de ponerse delante de un público. Sufren “por adelantado” cosas que no han ocurrido.

Sobre el miedo se han escrito y dicho muchas cosas, desde claves para superarlo hasta afirmaciones que nos dicen que hay que aceptarlo. En la Escuela vemos frecuentemente personas que han conseguido superar un auténtico pánico y lo han convertido en algo de nervios, tranquilidad e incluso disfrute. Nosotros defendemos que se puede vencer el miedo escénico porque vemos a diario personas superándose. Por lo tanto, afirmamos que sí, se puede superar el miedo escénico.

Lo primero que debes saber es que el miedo escénico lo alimentas tú. Por lo tanto, dejar de alimentarlo es una decisión tuya.

¿Ya lo has decidido? Pues vamos allá. Aquí te vamos a proporcionar un par de trucos para que mantengas a tu miedo escénico a dieta. ¡Puede “adelgazar” tanto como tú quieras!

En primer lugar, te proponemos que contestes a estas preguntas.

  1. ¿En qué porcentaje contribuyes con tus pensamientos a alimentar tu miedo escénico?
  1. ¿En qué porcentaje quieres contribuir a alimentar tu seguridad?
  1. ¿Qué has hecho hasta ahora para conseguir vencer el miedo?
  1. ¿Qué estás dispuesto a hacer para lograrlo?
  1. ¿Piensas que te puede ocurrir algo malo al hablar en público?
  1. ¿Para qué te sirve pensar así? Haz una lista de los beneficios

Truco nº 1:

Si piensas que te puede pasar algo malo al hablar en público, ¡dale la vuelta! Y ahora piensa, tranquilamente, cuál de las dos opciones es más probable que te ocurra.

Por ejemplo:

“Pienso que me voy a olvidar de todo” => “Me voy a acordar de todo”

¿Qué es más probable que sea cierto? La opción positiva, seguro. Aunque puede que se te olvide alguna cosa, te acordarás de casi todo. Piensa que el público no sabe lo que vas a decir, por tanto no puede saber si te has olvidado de algo.

Truco nº 2:

Haz una lista de tus cualidades. ¿Cuáles son tus fortalezas a la hora de situarte delante del público? Piensa bien, ¡seguro que encuentras un montón! Y si no se te ocurren muchas, pregunta a una voz amiga.

Escribe tu lista y léela todos los días.

Recuerda, si quieres cambiar miedo por seguridad, es imprescindible que dejes de alimentar al primero y alimentes una nueva imagen de ti a diario.

Y de vez en cuando, mide tu progreso. Ya verás como cuando lleves unos días haciéndolo, comprobarás que funciona.

 

Lo que puedes comunicar con tu voz

Muchas personas piensan que, a la hora de hablar en público, lo más importante es el contenido, lo que se dice. Por supuesto que es necesario conocer el tema sobre el que vas a hablar en profundidad, utilizar el lenguaje de forma eficaz y preparar una buena presentación, pero lo que más te va a ayudar a transmitir y a llegar a tu público es la puesta en escena, compuesta por el lenguaje corporal y el lenguaje paraverbal (la voz).

Comunicar con la voz

Aquí te dejamos una serie de preguntas para que chequees tu lenguaje paraverbal y algunos trucos para mejorarlo:

  1. ¿Qué volumen utilizas? Busca un volumen medio, dale un punto más de fuerza a tu volumen habitual. Puede que al principio te resulte extraño y poco natural. No te preocupes, con el tiempo formará parte de tu zona de confort.
  2. ¿A qué velocidad hablas? Demasiado deprisa puede resultar acelerado y puede hacer que a tu público no le dé tiempo de procesar todas las ideas. Demasiado despacio puede dormirles. Truco: Juega con las velocidades, ve variando. Di algunas palabras o sílabas más despacio, otras más deprisa y, en general, utiliza un ritmo intermedio.
  3. ¿Haces pausas y silencios? Puede ser que consideres que un silencio o una pausa significa que te has quedado en blanco y que tus interlocutores se van a dar cuenta. En absoluto. Un silencio proporciona fuerza a las palabras que acabas de decir y hace que éstas calen más en tu público.
  4. ¿Qué tal andas de entonaciones? Jugar con la velocidad, el timbre, las pausas, alargar palabras y variar volúmenes hará que tus entonaciones tengan muchos más matices.
  5. ¿Cómo vas de dicción? ¿Eres de los que pronuncia cada letra o a veces cuesta entenderte? Para articular mejor, abre bien la boca y pon atención a que suenen todas las letras.

Trabajando estos aspectos clave del lenguaje paraverbal conseguirás que tu comunicación sea más eficaz y llegue más a los demás. Trabaja, ensaya, lee en voz alta para ir desarrollando estas habilidades pero, sobre todo, ¡ponle pasión! Si te involucras en el mensaje, lo cuentas con entusiasmo y te gusta lo que dices, tu voz sonará con fuerza, firme, creíble y profesional. Esto hará que tu cuerpo se mueva en consonancia acompañando a tus palabras y el resultado seguro que es excelente.

Descubre cómo trabajar estos aspectos de la comunicación en www.escuelacomunicando.com

Mejora tu dicción al hablar en público

Hablar en público de forma eficaz es una destreza que se entrena. La voz es una de nuestras principales herramientas de comunicación. Conseguir una dicción adecuada es una parte importante de las habilidades de un buen comunicador y esto es algo que requiere mucha práctica.

Para que te resulte más sencillo practicar y mejorar tu dicción, esta semana en Escuela Comunicando te damos unos consejos para que puedas desarrollar los hábitos de tu voz.

  1.   Lee en voz alta y atiende a la comprensión. Además del ritmo, la velocidad y la entonación, debemos buscar la coherencia y el sentido en nuestras palabras.
  2.   Controla la respiración. Es fundamental tener claras las pausas y en qué momentos tomar aire para no quedarte sin él en mitad de la exposición.
  3.   Remarca con la intensidad o la inflexión de la voz aquello que quieras destacar. Para ello, señala tus palabras clave y piensa cómo destacarlas del resto.
  4.    Haz ejercicios de articulación de la voz. Vocaliza exagerando las vocales, abriendo bien la boca y separando detenidamente todas las sílabas.

Son ejercicios muy sencillos y a los que puedes recurrir en cualquier momento.

Si quieres saber más sobre técnicas y herramientas para mejorar tu habilidad de comunicarte en público entra en www.escuelacomunicando.com

Una escuela en la que cambiarás tu forma de comunicar

El miedo a hablar en público es universal, entendiendo el miedo como un sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea. Cuando hablamos en público, son muchas las causas que nos pueden provocar ese miedo escénico como, por ejemplo: las expectativas de fracaso, la inexperiencia, no dominar el tema en cuestión, exponernos a lo desconocido (el público), etc.

A pesar de ello, el miedo es algo que se puede dominar. Hablar en público con destreza no es un don con el que se nace, es una habilidad que se entrena. Hay estudios que demuestran que para desarrollar un hábito, se necesita un mínimo de 24 semanas. Es decir, un entrenamiento, para adquirir de forma inconsciente esa nueva habilidad.

¡En la Escuela Comunicando lo ponemos en práctica! Ofrecemos cursos para hablar en público mediante un método diferente y muy divertido. Porque aprender y divertirse es 100% compatible.

¿Qué hacemos para que sea diferente? Facilitamos herramientas de coaching y técnicas teatrales para que se produzca una TRANSFORMACIÓN en la forma de comunicar del alumno. Partimos de la creencia de que todo el mundo puede hablar en público. Solo se necesitan las herramientas adecuadas, la motivación y la voluntad para conseguir los objetivos que deseamos.

Trabajamos los 360º de la comunicación: CUERPO-MENTE-VOZ-MENSAJE. Para ello, contamos con periodistas, actores y coaches profesionales en el ámbito de la comunicación. Nuestros alumnos aprenden las técnicas para superar miedos y bloqueos, a utilizar su cuerpo y su voz, y a preparar el contenido de sus presentaciones.

Creemos en la capacidad de cada alumno que entra por la puerta y ellos mismos comprueban su evolución desde el primer día hasta el último. Propiciamos el cambio y la transformación en la forma de comunicar.  Hay estudios que dicen que mediante la formación tradicional, los alumnos, dos meses después de finalizar un curso, solo recuerdan el 10% del mismo. En la Escuela Comunicando, todo lo que aprende el alumno se lo lleva “puesto”, no termina con unos simples apuntes, se produce una verdadera transformación en él. El 90% de los alumnos manifiesta sentirse mucho más seguro de sí mismo, no solo a la hora de hablar en público, sino en su vida diaria. Además, mientras adquiere nuevas habilidades, se divierte en un ambiente de comprensión, colaboración y actitud positiva.

Si quieres saber más sobre nuestros cursos y talleres, te invitamos a visitar nuestra página web www.escuelacomunicando.com o contactar con nosotros por correo electrónico comunicando@escuelacomunicando.com o en el teléfono 976 213 987. Estaremos encantados de resolverte cualquier duda y darte toda la información que necesites.

¡No olvides visitar nuestro canal de Youtube!

5 tips para controlar la postura corporal delante de un tribunal

Cuando defendemos un tema delante de un tribunal o presentamos un proyecto, no somos conscientes de la importancia de nuestra postura corporal. Como te hemos comentado en ocasiones anteriores, el lenguaje no verbal tiene mayor relevancia que el lenguaje verbal en nuestra comunicación. Los nervios nos pueden traicionar y es cuando nos surgen los miedos, muy visibles en nuestra manera de vocalizar y en nuestra postura corporal. Por ello, ¡queremos ayudarte! Te ofrecemos 5 tips para vencer el miedo a hablar en público y presentar delante de un tribunal controlando la postura corporal.

#1. Piernas separadas a lo ancho de las caderas.

Esto te ayudará a mantener el equilibrio y no perder estabilidad por los nervios.

#2. Peso repartido entre las dos piernas.

Al repartir el peso, evitas el movimiento incoherente hacia los lados.

#3. Espalda erguida, plexo solar abierto.

El plexo solar es una densa red nerviosa situada detrás del estómago, esta zona recibe las sensaciones relacionadas con nuestras emociones. Por lo que si mantienes la espalda erguida y la zona abierta, ayudas a tu cuerpo a no sentir bloqueos y a reducir el miedo.

#4. Los brazos caen a lo largo del cuerpo, sin tensión en hombros o manos.

Ejercicios de relajación y estiramientos previos ayudan a relajar los hombros y manos. Si tensas tu cuerpo, tu cerebro recibe señales de malestar y nervios.

#5. Cabeza recta, mentón ligeramente inclinado.

Además de sentirte relajado, te aportará seguridad y así lo transmitirás al público.

La práctica es lo que te ayudará a adoptar estas posturas corporales de forma inconsciente. Empieza a practicar y tanto los demás, como tú mismo, empezaréis a notar la diferencia, consiguiendo hablar en público de manera eficaz. Amplía más información en nuestra web.

Presenta tu proyecto de fin de carrera de forma eficaz

Llega el momento. Has acabado, has aprobado todas las asignaturas, ya solo te queda un paso: presentar tu proyecto de fin de carrera. Es un momento muy importante que, por lo general, se vive solo una vez, y en el que es normal que afloren los nervios o el miedo escénico. Esto puede hacer que, sin querer, le cuentes al tribunal más cosas de las que tenías previstas, es decir, que les cuentes con más fuerza lo mal que lo estás pasando que lo mucho que has preparado el proyecto.

Cuando hablamos en público, nuestros espectadores no solo ven y oyen el contenido de nuestro discurso. Ven, oyen y sienten mucho más: el lenguaje tiene un componente verbal (lo que dices), un componente no verbal (cómo te acompañan tu cuerpo, tu expresión y tus gestos) y un componente paraverbal (cómo utilizas la voz). La emoción que sientas en ese momento la reflejaran tus gestos, tu cara, tu cuerpo y tu voz, dándole o quitándole credibilidad  a tu mensaje. Es indudable que, para obtener una buena nota en tu proyecto de fin de carrera, es imprescindible conocer bien el contenido,  pero si además lo presentas con soltura, ¡puedes obtener una nota mucho mejor!

Para presentar tu proyecto de fin de carrera de forma eficaz, con soltura y credibilidad,  no basta con conocer el contenido, tienes que tenerlo perfectamente interiorizado. Y para eso debes ensayarlo una y otra vez, poniendo cuidado en tu lenguaje verbal, no verbal y paraverbal. Además, el ensayo es directamente proporcional a la seguridad, así que si quieres que tu mensaje sea convincente y tu emoción la adecuada para exponer tu proyecto, ensaya una y otra vez tu presentación hasta que la interiorices para exponerla con naturalidad. Si no puedes hacerlo solo, busca un profesional que te ayude a entrenar tus gestos, tu postura y la voz, pero no lo dejes al azar, prepáratelo bien y ¡triunfarás!

Descubre las herramientas para conseguir seguridad y tranquilidad y presentar tu proyecto de fin de carrera de forma eficaz: www.escuelacomunicando.com

Consejos para calmar la ansiedad antes de hacer una presentación en público

La situación económica actual propicia que nos encontremos en un momento de reinvención y reciclaje profesional. Esto hace que las funciones de algunas personas dentro de la empresa cambien o se amplíen y tengan que incorporar a sus tareas habituales un nuevo rol: el comercial. Tanto si la relación con los clientes es nueva para ti como si tu puesto habitual es de comercial, saber hablar en público con soltura es un claro valor añadido a tu profesión.

Sin embargo, presentar los productos o servicios de tu empresa delante de un auditorio puede que te genere ansiedad, muchos nervios o miedo escénico. Si es tu caso, aquí tienes algunos consejos para calmar la ansiedad:

  • Antes de comenzar a hablar, o cada vez que pienses en el evento con ansiedad, respira profunda y lentamente, llevando el aire al abdomen, hasta que notes cómo te vas relajando.
  • Relaja los músculos, muévete y suelta tensiones.
  • Abre y cierra la boca y muévela de lado a lado para quitar tensiones de esa zona. Si eres de los que pone la tensión en la mandíbula, tus labios tenderán a juntarse y esto puede perjudicar a la vocalización, a la proyección de la voz y a la sonrisa.
  • Sonríe. Sonreír no solo te hará sentir mejor, sino que además te ayudará a eliminar pensamientos negativos. ¡Además, le estarás diciendo a tu cerebro que todo va bien!
  • Bebe agua antes de empezar. Tu nivel de ansiedad disminuirá.
  • Y, sobre todo, prepárate lo que vas a decir y ensáyalo una y otra vez. Cuanto más te lo prepares y lo ensayes, más seguro te sentirás.

Aprende las herramientas, recursos y dinámicas para conseguir convencer, motivar y transmitir: www.escuelacomunicando.com/hablar-en-publico

Preparar la exposición con técnicas teatrales

La preparación de las oposiciones es un camino largo: trabajar, redactar y estudiar para interiorizar bien cada uno de los temas. Pero eso no es todo, después hay que exponerlos ante un Tribunal y para hacerlo con eficacia, conocer el contenido no es suficiente: importa mucho lo que digas, pero también, importa cómo lo digas. Es un momento en el que te lo juegas todo y si no estás acostumbrado a hacer exposiciones orales puede aparecer el miedo a hablar en público.
Cuando tenemos miedo escénico, no solo lo pasamos mal por dentro, también nuestro cuerpo y nuestra voz nos delatan: temblamos, cruzamos brazos, manos y piernas, nos encogemos, nos movemos de forma incoherente y a veces no nos sale la voz y tendemos a la monotonía al hablar. Y todo eso resta credibilidad al mensaje. Al fin y al cabo, no solo estás presentando un contenido, también te estás presentando a ti mismo.
¿Sabías que hay diferentes estudios que nos cuentan que el lenguaje corporal (movimiento, postura, gestos) y el lenguaje paraverbal (tono y timbre de la voz, velocidad al hablar, volumen) tienen un peso del 93% frente al contenido, que solo tiene un peso del 7%?
Para transmitir con seguridad y soltura y proporcionar credibilidad a tus argumentos es necesario entrenar tanto la expresión corporal como la voz. ¡Y es aquí donde las técnicas teatrales te pueden ayudar y mucho! Mediante el juego teatral aprenderás a moverte en el espacio escénico, a improvisar, a utilizar la expresión facial adecuada, a dar credibilidad a tu mensaje a través de la voz, a perder el sentido del ridículo… En definitiva, a hablar en público de manera eficaz.
Además, el teatro es una excelente herramienta de desarrollo personal que no solo te ayudará en tu examen de oposición. ¡Vivirás una experiencia que se quedará contigo toda la vida!

Adquiere las herramientas para expresarte adecuadamente y vence tu miedo a hablar en público: www.escuelacomunicando.com/hablar-en-publico