Claves para comunicar tu proyecto

Tal vez estés pensando en emprender, tengas un proyecto en mente o acabes de empezar con él. Tal vez ya hayas empezado hace un tiempo, tú sabes que tu producto o tus servicios son excelentes, pero no acabas de despegar. Una de las razones puede ser que no estés llegando a tu público objetivo a causa de una comunicación poco efectiva.

Hoy te vamos a dar algunos consejos para comunicar con efectividad tu proyecto en diferentes ámbitos y escenarios. Hablamos de comunicación interpersonal, es decir: ponencias, conversaciones, reuniones, presentaciones… Sea cual sea el formato en el que vas a exponer tus ideas, productos o servicios, ten en cuenta estas pautas y seguro que logras resultados:

  1. Piensa en lo que quieres conseguir de la situación. Si es una reunión, o una ponencia, por ejemplo, ten claro cuál es tu objetivo. ¿Qué quieres que pase a continuación? Que te llamen, que te hagan preguntas, que visiten tu web, ofrecer una imagen profesional, destacar los beneficios de tu producto… Un error muy común es querer vender inmediatamente, en una ponencia o en una reunión, e ir demasiado “a saco”. Tú tienes unos objetivos, sí, pero es muy importante que tengas en cuenta que tu interlocutor o interlocutores también los tienen, por eso…
  2. ¿Con quién estás hablando? ¿Qué quiere esa persona o personas y para qué? Conoce lo máximo que puedas de las personas a las que estás hablando y adapta el mensaje a ellos. A veces me encuentro con personas que quieren contar tantas cosas que llenan a sus interlocutores de información y les abruman con tanto dato, sin darse cuenta de que tal vez sus necesidades se cubran con un porcentaje pequeño de los conceptos enumerados.
  3. Mira a todos los asistentes. En una reunión o ante un aforo pequeño, asegúrate de que estás mirando a todas las personas que están allí presentes, sin olvidarte de ninguna. Proyectarás una imagen de seguridad, además de involucrar a tu audiencia.
  4. Prepara bien tu mensaje. Piensa por dónde vas a empezar, qué estructura le vas a dar, qué ejemplos vas a poner y qué posibles objeciones o preguntas pueden hacerte.
  5. Cuida tu lenguaje no verbal y tu voz. Transmite seguridad y convencimiento en tu mensaje, sin ser agresivo. Gestos y voz firmes, pero no bruscos. No te olvides de sonreír.

Y por último, ten muy claros los beneficios de tu proyecto y el valor que aportas. Si tú crees en él y te concentras totalmente en comunicar tu mensaje con pasión, seguro que involucras a los demás. ¡Ánimo!