¿Cómo dar a conocer tu negocio?

Emprender es un camino largo en el que prima la paciencia y, sobre todo, la motivación. Contarlo no es fácil. Todas esas ideas están en tu cabeza y ahora hay que darles forma. Empiezas a reunirte con gente interesada en tu idea y que, probablemente, te aporte un nuevo enfoque desde su punto de vista de experto, nuevos socios, gestores, abogados, asesores, proveedores, agencias de marketing, bancos y un largo etcétera. Así que debes tratar de convencer de lo bueno que es tu proyecto y cómo quieres llevarlo a cabo.

Como sabemos que no es tarea fácil, te facilitamos algunos consejos para elaborar tu “plan de comunicación” y así ganar fluidez cuando vayas a contar tu idea de negocio:

Empieza por definir tu idea, escríbela y piensa si es “sencilla” de entender. Tú sabes a qué te refieres, pero no todo el mundo necesariamente la entenderá. Una vez definida, pide opiniones a la gente de tu alrededor antes de vender tu idea a las personas expertas. Esto te ayudará a definirla con mayor precisión, puesto que tu objetivo final es convertir la idea en acción.

Ya sabes qué quieres transmitir. Antes de coincidir con personas a las que les deba convencer tu idea, traza un esquema sobre lo que quieres contar teniendo en cuenta a quién te vas a dirigir para adaptar tu argumento, dónde lo vas a hacer, si será de forma distendida o más informal, piensa cómo influye el hecho de que esa persona apoye tu idea o no, ten en cuenta las posibles reacciones, si necesitas recursos de apoyo, etc. Te aconsejamos hacer un esquema con todas esas variables.

Por último, piensa en tus expectativas: qué esperas de las personas a las que se lo vas a contar, para qué se lo vas a contar y con qué fin.

“Para empezar un gran proyecto hace falta valentía. Para terminarlo hace falta perseverancia”

Descubre más herramientas para hablar en público de manera eficaz en www.escuelacomunicando.com

Cómo preparar tu discurso ante un tribunal de oposición

¿Cómo preparo mi discurso? ¿Qué voy a decir? ¿Cómo lo voy a hacer? Son preguntas que nos surgen a la hora de hablar en público, habitualmente cuando comenzamos a trabajar en nuestro discurso. Es fundamental que te plantees todas las preguntas que se te ocurran para poder redactarlo de la mejor manera. Pero, antes de nada, la primera pregunta que debes responder es: ¿cuál es el objetivo de mi discurso? Es imprescindible fijar nuestra meta antes de la preparación.

Para diseñar tu objetivo piensa qué quieres conseguir, para qué, cómo, cuándo… Ten en cuenta que cuanto más concreto sea tu objetivo, más fácil te resultará alcanzarlo. Por otro lado, infórmate sobre tu público, en este caso los miembros del tribunal. Conocer su carácter, su actitud, sus preferencias, etc. Recuerda ser empático, mantener la escucha activa y adaptar tus argumentos a las preguntas que te realicen. Por último, ten claro el proceso de elaboración de tu discurso: definir el contenido de la oposición, la búsqueda de información, la preparación del discurso y la imagen que quieres proyectar al tribunal al inicio, durante y al final de tu presentación.

Así que, ya sabes, a la hora de hablar en público el paso previo a la preparación de tu presentación es diseñar el objetivo de tu discurso y no perderlo de vista.

Descubre todas las claves para un buen discurso en www.escuelacomunicando.com

Presenta tu proyecto de fin de carrera de forma eficaz

Llega el momento. Has acabado, has aprobado todas las asignaturas, ya solo te queda un paso: presentar tu proyecto de fin de carrera. Es un momento muy importante que, por lo general, se vive solo una vez, y en el que es normal que afloren los nervios o el miedo escénico. Esto puede hacer que, sin querer, le cuentes al tribunal más cosas de las que tenías previstas, es decir, que les cuentes con más fuerza lo mal que lo estás pasando que lo mucho que has preparado el proyecto.

Cuando hablamos en público, nuestros espectadores no solo ven y oyen el contenido de nuestro discurso. Ven, oyen y sienten mucho más: el lenguaje tiene un componente verbal (lo que dices), un componente no verbal (cómo te acompañan tu cuerpo, tu expresión y tus gestos) y un componente paraverbal (cómo utilizas la voz). La emoción que sientas en ese momento la reflejaran tus gestos, tu cara, tu cuerpo y tu voz, dándole o quitándole credibilidad  a tu mensaje. Es indudable que, para obtener una buena nota en tu proyecto de fin de carrera, es imprescindible conocer bien el contenido,  pero si además lo presentas con soltura, ¡puedes obtener una nota mucho mejor!

Para presentar tu proyecto de fin de carrera de forma eficaz, con soltura y credibilidad,  no basta con conocer el contenido, tienes que tenerlo perfectamente interiorizado. Y para eso debes ensayarlo una y otra vez, poniendo cuidado en tu lenguaje verbal, no verbal y paraverbal. Además, el ensayo es directamente proporcional a la seguridad, así que si quieres que tu mensaje sea convincente y tu emoción la adecuada para exponer tu proyecto, ensaya una y otra vez tu presentación hasta que la interiorices para exponerla con naturalidad. Si no puedes hacerlo solo, busca un profesional que te ayude a entrenar tus gestos, tu postura y la voz, pero no lo dejes al azar, prepáratelo bien y ¡triunfarás!

Descubre las herramientas para conseguir seguridad y tranquilidad y presentar tu proyecto de fin de carrera de forma eficaz: www.escuelacomunicando.com