¿Existe la suerte?

Vas por la calle y una maceta cae desde un balcón. Pasa rozándote, estalla a un centímetro de ti, pero no te pasa nada, se queda en un susto.

Te presentas a un examen para obtener una plaza para trabajar y solo hay una. Justo coincide que en esa convocatoria se presenta la persona más preparada y experimentada en la materia de tu ciudad y se lleva la plaza.

Has nacido en una familia acomodada española mientras que otras personas han nacido en un país pobre que sufre hambrunas y matanzas.

Juegas a la lotería, te toca.

¿Es eso suerte?

suerte

Indudablemente, la fortuna no asiste por igual a unas personas que a otras. Sin embargo, a menudo llamamos suerte al resultado del esfuerzo realizado por otros, cuando vemos los frutos, pero no vemos cuántos intentos hay y cuánta perseverancia y actitud detrás de esa supuesta buena suerte.

Gary Player, un jugador de golf que logró varias veces en su carrera un «hoyo en uno»,meter la bola en el hoyo usando un solo golpe. Cuando le decían que tenía mucha suerte, contestaba con ironía: «En efecto, yo siempre tengo suerte cuando juego. Sin embargo, lo curioso es que cuanto más practico, mejor suerte tengo».

Este jugador seguía una dieta estricta, entrenaba con regularidad, se dedicaba con perseverancia a su profesión y desoyó en numerosas ocasiones a quienes le decían que no servía para el golf, que no tenía talento ni las habilidades suficientes para ser un profesional de este deporte.

¿Lo suyo era suerte?

Richard Wiseman, autor de “Nadie nace con suerte”, investigó ampliamente sobre el tema y concluyó, tras analizar las trayectorias de 400 personas, que la suerte depende de nuestros pensamientos y de nuestro comportamiento.

Determinó que las características que tienen en común las personas más afortunadas son las siguientes:

  • Se dejan llevar por su intuición a la hora de tomar decisiones
  • Piensan positivo, haciendo real aquello de “Lo que crees, creas”
  • Tienen habilidades resilientes, de tal manera que, aunque tengan mala suerte en alguna ocasión, le dan la vuelta hasta convertirla en buena

¿Y tú? ¿Qué actitud tienes en la vida? ¿Tomas riesgos, te dejas llevar por la intuición, aprendes de las malas experiencias, perseveras y te reinventas? Entonces, ¡seguro que eres una persona con suerte!