El arte de persuadir

Hay quienes escuchan la palabra “persuadir” e inmediatamente lo asocian a ideas de manipulación, engaño o trampa. Pero cuando hablamos de utilizar una comunicación persuasiva no tenemos por qué pensar con esas intenciones, ni mucho menos, sino en utilizar las técnicas y herramientas adecuadas para explicar los beneficios de nuestros productos y servicios o de los proyectos e ideas que queremos contar a nuestros interlocutores.

Son muchas personas las que estarían encantadas de dominar el arte de la persuasión: ya seas comercial, divulgador, investigador, profesor o cualquiera que sea tu profesión. ¿Te gustaría hacer llegar tus ideas a otros de una forma convincente y transmitirles la importancia de aplicar las soluciones que propones, que inviertan en tu proyecto o te compren un producto, por ejemplo?

El arte de persuadir

Si es tu caso, aquí te dejamos algunas claves:

  1. Busca la conexión emocional con el otro. Las personas más persuasivas suelen tener un alto nivel de inteligencia emocional, saben empatizar con los demás y detectar sus valores y necesidades.
  2. Practica la escucha activa. Escucha a tus interlocutores con los cinco sentidos. Deja a un lado por un momento tus opiniones, gustos e intereses y vuelca toda tu atención en comprender cuáles son los de los demás intervinientes en el momento comunicativo.
  3. Cuida tu lenguaje. Utiliza un lenguaje que facilite, que posibilite, que proporcione soluciones y sobre todo, que “conecte” con las personas con las que hablas. Si te has interesado por ellos y sabes escucharles atentamente, te resultará más fácil hablar “su mismo idioma”.
  4. Ponle entusiasmo. Que no haya duda de que crees en lo que dices y te apasionas por ello. Sé entusiasta con tus palabras, tu lenguaje no verbal y con las entonaciones de tu voz.
  5. Muestra seguridad y convicción. Recuerda: persuadir no es engañar, ni manipular ni “dar coba”. Si tienes claro eso y tienes claras tus ideas, mostrarás esa convicción necesaria.
  6. Fórmate. Estamos hablando de habilidades comunicativas. Para desarrollar tus habilidades es importante el entrenamiento, pero conociendo la técnica. Busca profesionales que te ayuden a practicar la escucha activa, a utilizar el lenguaje de forma adecuada, a detectar valores en tus interlocutores y a manejar todas las técnicas necesarias para convencer y persuadir. En escuelacomunicando.com te preparamos para ello.

¿Te animas?

¿Por qué es importante desarrollar habilidades comunicativas?

Empezaremos respondiendo a una pregunta: ¿qué son las habilidades comunicativas? Son aquellas capacidades que tenemos para comunicarnos con los demás y con nosotros mismos. Por ejemplo, la capacidad de escuchar, de empatizar, de comprender el mensaje del otro, de hablar, de argumentar, de transmitir, de leer, de escribir…

Es importante desarrollar las habilidades comunicativas para poder expresar de forma efectiva lo que pensamos, sentimos y queremos. Todos sentimos la necesidad de interactuar con otros seres humanos y lo hacemos constantemente en todos los ámbitos de nuestra vida. Sin la comunicación, no estaríamos en el nivel de desarrollo en el que nos encontramos. Una buena o mala comunicación puede desarrollar efectos positivos o negativos en nuestras relaciones. Por lo que estaréis de acuerdo con nosotros en que la comunicación constituye un pilar fundamental en nuestra vida social y es un poderoso instrumento de cambio.

En resumen, creemos en la necesidad de desarrollar nuestras habilidades comunicativas para tener relaciones exitosas. Invertir en comunicación es invertir en nosotros mismos.

“La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía” Gandhi

¿Protagonista o víctima? ¿Qué dice tu mirada?

En una reunión, una negociación, ante un auditorio, impartiendo formación… ¡Tu mirada habla! Es en el momento en que como orador te sitúas como víctima o como protagonista en la comunicación interpersonal, la comunicación con el equipo y la comunicación pública. Por eso, aprender a crear el ambiente adecuado para establecer comunicación es fundamental para presentar argumentos con eficacia y credibilidad.

MIRADA DE VÍCTIMA

Si percibes la situación como una amenaza, puede que tu mirada adopte alguna de estas formas:

  • Huidiza como la de un niño miedoso. Mirando al frente o al público en general.
  • Cambiando rápidamente de una persona a otra. Transmite inseguridad.
  • Entrecejo fruncido, protegiendo el miedo detrás de la tensión de la cara.

MIRADA DE PROTAGONISTA

  • Reparte la mirada por orden y no te dejes a nadie, en caso de que sea una reunión o negociación. Asegúrate de dar importancia a todos los asistentes.
  • Cuando hables en público ante un gran auditorio y no puedas mirar a todos, reparte la mirada por zonas:
    • La parte central
    • Los laterales
    • Las primeras filas
    • Las últimas filas
    • No fijes la mirada en una persona concreta o en grupo de personas. En un auditorio pequeño, asegúrate de mirar a todos los asistentes.

Y recuerda: Todo el mundo necesita conectar con la mirada del que habla para sentirse involucrado. Descubre más técnicas en www.escuelacomunicando.com