4 consejos para escuchar activamente

La diferencia entre oír y escuchar es que oír es simplemente percibir los sonidos a través del oído y escuchar es prestar atención a lo que se oye, implica entender y comprender lo que te dicen. Si, además, lo hacemos de forma activa, pondremos atención también en los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo.

Escuchar activamente nos permite hacer preguntas o proporcionar respuestas más adecuadas. En algunas profesiones, esto se vuelve esencial. Especialmente si eres comercial o formador.

Una de las ventajas de la escucha activa es que provoca una relación positiva y de confianza con nuestro interlocutor y éste se siente valorado.

4 CONSEJOS PARA DESARROLLAR LA ESCUCHA ACTIVA

  1. No juzgues. Pon atención en sus palabras y sus emociones, no lo extrapoles a las tuyas.
  2. Evita dar consejos. Ya que el contexto del interlocutor no tiene por qué ser el nuestro.
  3. No interrumpas. A menos que sea imprescindible y relevante para entender el mensaje de la otra persona.
  4. Repite sus palabras. Repite lo mismo para demostrar que estás escuchando lo que te está diciendo. Cuidado, hazlo de vez en cuando, o no será creíble.

“Solo si escuchamos podremos aprender. Y escuchar es un acto de silencio; solo una mente serena pero extraordinariamente activa puede aprender” Jiddu Krishnamurti

www.escuelacomunicando.com