Supera tu miedo escénico a través de la visualización

Miedo a hablar en público

Cuentan que Michael Phelps, ahora prestigioso nadador con varias medallas de oro olímpicas a sus espaldas, era un niño muy inquieto. Aconsejaron a sus padres que le buscaran una actividad para canalizar su hiperactividad y lo apuntaron a natación. Su entrenador enseguida se dio cuenta de que tenía muchas cualidades y podía llegar lejos en la natación.

Pero Phelps se estresaba mucho en las competiciones y no podía tranquilizarse  antes de las carreras, se ponía muy nervioso. Entonces su entrenador le enseñó la poderosa técnica de la visualización.

Le dijo que todos los días se visualizara nada más despertarse por la mañana y por la noche al acostarse. Y le explicó cómo hacerlo:

Se trataba de cerrar los ojos y empezar a “verse” saltando a la piscina, a cámara lenta, nadando, incluyendo el máximo de detalles visuales posible: los colores, los objetos, el agua, sus músculos moviéndose, cómo daba la vuelta y cómo llegaba hasta el final. Incluyó también sonidos: su respiración, el murmullo del agua… y sensaciones: su respiración, el tacto del agua sobre su piel, los latidos de su corazón. En definitiva, el máximo de detalles posible incluyendo el canal visual, el auditivo y el kinestésico, “verse” de la forma más realista posible, pero, eso sí, siempre en positivo, tal y como quería que sucediera.

Phelps repitió la visualización miles de veces en su mente hasta llegar al punto de que en las carreras no pensaba. Simplemente seguía un programa. Se había  programado para ganar. Tanto es así que una de sus medallas de oro la ganó a ciegas. Se tiró a la piscina y sus gafas se rompieron, pero se había visualizado tantas veces que no le hizo falta ver. Nadó tal y como estaba programado en su mente, con los ojos cerrados, sabía cómo tenía que hacerlo, y ganó.

De la misma manera que Michael Phelps consiguió semejante logro en la natación, tú puedes conseguir vencer tu miedo escénico visualizándote todos los días hablando en público con éxito, tal y como te quieres ver. Imagina el lugar en el que vas a hablar, visualiza el público, a ti mismo moviéndote en el escenario, escucha tu voz sonando firme y segura, siente cómo disfrutas con tu ponencia… y repite la visualización una y otra vez hasta que tu mente quede programada.

Verás cómo vences tu miedo escénico, gracias a que:

  1. Te estarás programando para conseguir lo que quieres que ocurra y no lo que no quieres.
  2. Como verás en tu mente que es posible, tendrás cada vez más motivación para lograrlo.
  3. Pondrás el foco en lo que quieres conseguir, eliminando distracciones.
  4. Prepararás tu mente para reaccionar ante los imprevistos.
  5. Verás lo que sí puedes hacer, en lugar de sufrir por lo que crees que no puedes.

El miedo es una emoción y superarlo es una decisión. Empezarás a vencer tu miedo escénico en el momento en el que decidas hacerlo. Si desde hoy mismo empiezas a visualizarte verás como cada vez estás más cerca de tu meta de disfrutar hablando en público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *